Portada » Granos en el ano: por qué salen, tratamiento y prevención

Granos en el ano: por qué salen, tratamiento y prevención

Resulta molesto y a veces vergonzoso cuando aparece cualquier anomalía cerca o en el ano. Culturalmente es una zona privada de la que no se habla y ocurrir algo inusual, solemos preocuparnos.

El ano es el orificio al final del tubo digestivo y es por donde salen los desechos. Con la presencia de bolitas en la zona, puede haber dificultad para realizar esa función, así como otras simples como caminar o sentarse. No hay que confundir ano con recto, este último es el segmento del tubo digestivo por encima del ano, donde las heces son retenidas antes de salir del organismo.

La presencia de bolitas o erupciones en el ano pueden tener diferentes orígenes, muchos de ellos tratables y de poca gravedad, pero es importante saber lo más pronto posible de lo que es y cómo tratarla.

Presentamos las principales causas de la aparición de bolitas en el ano.

Causas de granos en el ano

Entre las causas u orígenes más comunes para anomalías en forma de bolas en el ano, son:

Hemorroides: Son la causa principal y más común. Una hemorroide ocurre cuando se dilata una vena en el interior del ano. La dilatación o hinchazón da pie a síntomas como al sentarse, el evacuar o sangre en las heces.

Las hemorroides suelen aparecen por el estreñimiento, estar mucho tiempo sentado o en posiciones no adecuadas, sobrepeso, hacer esfuerzo al evacuar, antecedentes familiares, etcétera.

Absceso anal: Un absceso es una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo. Cuando aparece en el ano, es debido a que se bloqueó alguna glándula o como consecuencia de alguna ETS, es decir, haber practicado sexo anal sin protección.

Verruga anal: Las verrugas pueden aparecer alrededor o dentro del ano. Son sumamente contagiosas por el contacto piel a piel y se da transmiten primordialmente a causa de relaciones sexuales sin protección. Las verrugas pueden ser como bolitas en forma de coliflor o planas y ocasionar comezón, flujo vaginal o sangrado al tener relaciones sexuales.

Las verrugas anales son síntoma del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Molusco contagioso: Es una infección que puede transmitirse a través de las toallas, ropa o relaciones sexuales y suelen confundirse con verrugas genitales. Se manifiestan como pequeñas bolitas color carne o nódulos que no son dolorosos y que en ocasiones provocan comezón.

El molusco contagioso se origina por un virus de la familia proxivirus.

Cáncer anal: Es la situación más grave que puede presentarse y viene acompañado de sangre en las heces y dificultad para evacuar.

Foliculitis: Se da cuando un vello se incrusta hacía dentro de la piel, provocando una inflamación en forma de bolita. También puede haber una inflamación por el exceso de grasa, llamándose foliculitis seborreica.

Síntomas de las bolitas en el ano

Los bolitas o erupciones en el ano son el sí mismas un síntoma de que algo está pasando en el cuerpo, además de presentarse éstas, pueden venir acompañas de:

  • Sangre en las heces.
  • Dolor al caminar o sentarse.
  • Comezón.
  • Enrojecimiento.
  • Supuración.

Tratamiento

Poder curar las bolitas en el ano dependerá de la etiología, es decir, la razón por la que salen. Si es debido a hemorroides, se pueden tratar los síntomas de dolor e inflamación con medicamentos y seguir un régimen de ejercicio y alimentos para poder desinflamar la vena. Si sigue la hemorroide, se deberá recurrir al método quirúrgico.

Por parte de las infecciones como abscesos, se deberá tomar medicación y en algunos casos drenar la herida. Para infecciones de transmisión sexual se puede tomar cidofovir o ácido tricloroacético.

Asimismo, las verrugas se pueden quitar por medio de cirugía o técnicas como láser o crioterapia.

Recuerde siempre acudir al médico y no automedicarse.

Prevención

Si bien hay algunas situaciones en donde no se puede prevenir la aparición de bolitas en la zona anal, se puede seguir lo siguiente para reducir al máximo:

  • Siempre tener relaciones sexuales con protección.
  • Comer saludablemente, evitando lo más posible el alcohol, café, las grasas o la azúcar.
  • El ejercicio mejora la circulación y evita la aparición de hemorroides.
  • Siempre mantener limpia la zona y evitar el uso de sustancias irritantes como desodorantes, jabones o perfumes.
  • Cuando uses baños públicos o piscinas, toma las medidas preventivas adecuadas para evitar el contagio de algún virus o bacteria.

Deja una respuesta