Saltar al contenido

Monocitos bajos: qué son, qué los causa, valores normales

Los monocitos pertenecen a un grupo de los leucocitos o también llamados glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son parte del sistema inmune del cuerpo y están encargados de combatir las infecciones que quieren atacar. Juntos con los monocitos, los glóbulos blancos se conforman de granulocitos y linfocitos.

Los monocitos representan sólo entre el 1 al 10% de los glóbulos blancos. Después de ser producidos por la médula ósea, los monocitos viajan al bazo, hígado y pulmón, en donde se convierten macrófagos, donde ya pueden comer a los agentes patológicos.

Los macrófagos también se encargan de eliminar a las células viejas del organismo.

Monocitos bajos

Se le llama monocitopenia a la condición de presentar monocitos bajos. Cuando ocurre esto, quiere decir que el cuerpo se encuentra en un estado débil y que no puede producir los suficientes tipos de glóbulos blancos para combatir infecciones.

Esto puede ser debido a procedimientos para tratar el cáncer como la quimioterapia o radioterapia.

Asimismo, el tener problemas de médula ósea hará que no se formen los suficientes monocitos.

Además, infecciones de la piel y el uso de algunos medicamentos corticosteroides también pueden desarrollar la monocitopenia.

En este escenario, la persona es propensa a contraer cualquier infección.

Valores normales de monocitos

Los monocitos se pueden verificar a través de una prueba de sangre llamado leucograma o hemograma.

Como se ha comentado, el valor normal de monocitos debe rondar entre el 1 al 10% del total de leucocitos del organismo, esto es igual a 200 a 600 monocitos por cada microlitro de sangre. Claro está, que estos valores son estimaciones, ya que cada laboratorio puede tener sus mediciones dependiendo del estado del paciente.

La alteración de los niveles de monocitos implica enfermedades e infecciones que deben ser revisadas por el médico.

Valores altos de monocitos

Se le llama monocitosis a tener valores excesivos de monocitos. En este caso, se debe a que existe una infección que está atacando el cuerpo, por lo cual, es un indicio para que el médico indague sobre el origen de la enfermedad.

Tambien existen casos en donde los monocitos se elevan debido a anemia refractaria o leucemia.

Tratamiento a los monocitos bajos

Al ser una pista o síntoma de otro padecimiento, el tratamiento debe ir enfocado hacia la causa principal. En esta situación, se deben revisar la medicación de un paciente sometido a corticosteroides, así como descartar problemas de médula ósea, y si se requiere, hacer un trasplante.

Los tratamientos de quimioterapia o radioterapia pueden revisarse y ver cómo subir la cantidad de leucocitos.