Portada » Norfenefrina ¿Para qué sirve?

Norfenefrina ¿Para qué sirve?

¿Para qué sirve la Norfenefrina?

Norfenefrina es un medicamento que está indicado para el tratamiento de la tensión arterial baja y prevención de infartos cardiovasculares. Viene en presentación de solución, en gotas, de 24 ml y 10 mg/ml. Norfenefrina sirve para personas que tienen una presión arterial baja (menos de 90/60)

¿Cuál es el precio de la Norfenefrina?

La Norfenefrina cuesta aproximadamente $76.5 pesos mexicanos.

¿Qué es la tensión arterial baja?

Hipotensión es el término médico que designa la presión arterial baja (menos de 90/60).

En las personas sanas, la presión arterial baja sin ningún síntoma no suele ser preocupante y no necesita tratamiento. Pero la presión arterial baja puede ser un signo de un problema subyacente, especialmente en los ancianos, donde puede causar un flujo sanguíneo inadecuado al corazón, el cerebro y otros órganos vitales.

Hipotensión Postural

La hipotensión postural se considera un fallo del sistema cardiovascular o del sistema nervioso para reaccionar adecuadamente a los cambios bruscos. Normalmente, al ponerse de pie, parte de la sangre se acumula en las extremidades inferiores. Si no se corrige, la presión arterial baja. Pero el cuerpo compensa normalmente enviando mensajes al corazón para que lata más rápido y a los vasos sanguíneos para que se contraigan. Esto compensa el descenso de la tensión arterial. Si esto no sucede, o sucede demasiado lentamente, se produce una hipotensión postural que puede provocar desmayos.

El riesgo de sufrir tanto presión arterial baja como alta suele aumentar con la edad, debido en parte a los cambios normales que se producen durante el envejecimiento. Además, el flujo sanguíneo al músculo cardíaco y al cerebro disminuye con la edad, a menudo como resultado de la acumulación de placas en los vasos sanguíneos. Se calcula que entre el 10% y el 20% de las personas mayores de 65 años padecen hipotensión postural.

Efectos Secundarios

  • Lesión isquémica
  • Bradicardia
  • Ansiedad
  • Cefalea transitoria
  • Dificultad respiratoria
  • Necrosis en el lugar de la inyección.
  • Anorexia, náuseas y vómito
  • Temblores y debilidad muscular
  • Dolor de cabeza y sudoración excesiva
  • Ansiedad, miedo y estados psicopáticos
  • Fatiga, insomnio, confusión e irritabilidad
  • Edema pulmonar (exceso de líquido en los pulmones)
  • Acidosis láctica

Deja una respuesta