Saltar al contenido

Zimeton: ¿Qué es y para qué sirve?

Zimeton: ¿Qué es y para qué sirve?

Zimeton es un medicamento hecho a base de enzimas y otras sustancias que ayuda a tratar dolencias digestivas, tales como:

  • Indigestión.
  • Gases.
  • Insuficiencia hepática.
  • Alteraciones en la asimilación de grasas.
  • Heces con presencia de grasas (esteatorrea).
  • Dispepsia por comer muchos alimentos.
  • Exceso de movimientos intestinales.
  • Reflujo.

¿Qué contiene Zimeton?

Zimeton está compuesto de pancreatina, dimeticona y bilis bovina.

Pancreatina: Ayuda al organismo a degradar las grasas, proteínas, azúcares y carbohidratos.

Dimeticona: Reduce la producción de gases, por lo cual, reduce las flatulencias y el meteorismo que pueden aparecer en el proceso de digestión.

Bilis bovina: Entran en primera instancia con las las grasas, proteínas, azúcares y carbohidratos para poder emulsificarlas y así hacer más fácil el proceso de degradación por parte de la pancretina.

Precio y presentación de Zimeton

Zimeton es elaborado por laboratorios Son´s y se presenta en el mercado en una caja con 20 unidades, teniendo el siguiente gramaje:

  • Pancreatina: 130 mg.
  • Bilis de buey: 50 mg.
  • Dimeticona: 40 mg.

El precio regular de Zimeton es de 110 MXN y se puede adquirir en farmacias GI, Purex, o Panacea.

Dosis de Zimeton

La vía de administración es oral y se recomienda que se tomen 1 a 2 tabletas, 3 veces al día.

Se debe tomar después de cada alimento.

No se debe administrar a menores de 18 años.

Contraindicaciones

Este medicamento no se debe tomar en las siguientes circunstancias:

  • Hipersensibilidad a las sustancias activas.
  • No tomar alcohol con el tratamiento con Zimeton.
  • Prohibido en embarazo y lactancia.
  • Precaución en personas de edad avanzada, con insipiencia hepática y renal, así como con problemas de coagulación.

Efectos secundarios

Entre las reacciones adversas de Zimeton, están:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Dolor abdominal.
  • Debilidad.
  • Hormigueos.
  • Falta de equilibrio.
  • Inflamación en la lengua.
  • Ojos llorosos.
  • Sensibilidad a la luz.